Diferencias entre limpieza, desinfección y sanitización en las industrias

En la actualidad, la contingencia sanitaria a causa del nuevo coronavirus (COVID-19) ha provocado que las industrias dupliquen sus esfuerzos por mantener un entorno limpio, libre de bacterias, virus y microorganismos nocivos para la salud, y que además puedan afectar la inocuidad en las fábricas de alimentos y medicinas. En este panorama, han surgido muchas preguntas en torno a la limpieza, sanitización y desinfección, pues parecen sinónimos pero son conceptos totalmente diferentes, y que a continuación aclararemos.

  • En general, para el procedimiento de limpieza se utilizan solventes para retirar residuos de materiales químicos como pinturas, así como detergentes para eliminar la suciedad incrustada en las superficies. Sin embargo, al limpiar las superficies el proceso no necesariamente requiere que queden libres de bacterias, hongos o virus, pues para lograr tal tarea es necesario utilizar otros productos efectivos contra los microorganismos; en general, la limpieza con agua y jabón mata una gran cantidad de bacterias, disuelve la grasa y disminuye los agentes nocivos con un alto margen de seguridad.
  • Sanitización. Durante la sanitización se utilizan procesos de limpieza con agentes químicos que eliminan una gran parte de la contaminación microbiológica presente, sin embargo, por las condiciones de limpieza, es muy difícil conseguir una desinfección completa. Ejemplo de esto lo encontramos en la actualidad, en objetos como los tapetes sanitizantes para el calzado, donde si bien se puede eliminar una gran parte de los microorganismos presentes en la suela, pero no llegan a morir por completo; por lo anterior, sanitizar consiste en una reducción de la carga microbiana, pero no garantiza las condiciones de desinfección total.
  • Desinfección. Consiste en el uso de productos biocidas para eliminar microorganismos de forma efectiva; al desinfectar se puede matar el 99.99% de virus presentes. Para asegurarse de la cualidad desinfectante, se requiere de diferentes pruebas de efectividad contra una gran variedad de hongos, bacterias y virus, por lo que existen productos para diferentes tipos de microorganismos.

Para incrementar la eficacia de la higiene en las industrias, el personal debe lavarse las manos con agua y jabón varias veces al día para reducir la cantidad de bacterias en la piel, así como usar gel antibacterial que contenga al menos un 62% de alcohol. Las superficies de mayor contacto deben limpiarse al menos dos veces al día con productos que maten gérmenes.  En los sectores alimentarios, lavar carnes, frutas y verduras es indispensable para eliminar los microorganismos y proteger la salud del consumidor.

Ahora que conoce las diferencias entre limpieza, sanitización y desinfección, elija los productos más adecuados para las necesidades de su negocio.

Author: escritor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *