Consejos generales de limpieza contra la COVID-19

En las ciudades principales de México, los semáforos de control epidemiológico están cambiando de color, de rojo a naranja, para dar paso a que las empresas reanuden sus actividades. Sin embargo, las dudas sobre la forma más eficaz de prevenir el virus, qué productos de limpieza utilizar y cómo mantener seguros a clientes, empleados y familiares; por ello, a continuación daremos algunos consejos de limpieza para la nueva normalidad.

Si bien se siguen realizando investigaciones sobre la enfermedad COVID-19, se sabe con certeza que el virus se transmite mediante el contacto con gotas de saliva de las personas infectadas, y que provienen de acciones como toser, estornudar o hablar; estas gotas se esparcen por el ambiente y entran al cuerpo cuando la persona toca superficies contaminadas y, posteriormente se lleva la mano a los ojos, nariz o boca.

Cabe señalar que el virus puede sobrevivir varias horas en superficies de cartón, plástico y metal, pero la buena noticia es que los desinfectantes sencillos pueden matarlo fácilmente, por lo que la limpieza es la clave en la prevención. Algunas medidas son:

Lavarse las manos

La primera y fundamental medida es el lavado de manos con agua y jabón, frotando las manos por al menos 30 segundos. Mucha gente se pregunta si debe comprar jabones especiales, o fabricar uno propio con glicerina, alcohol y fragancia, lo cierto es que cualquier jabón comercial o casero funciona, siempre y cuando el lavado sea bien realizado.

Es importante lavarse las manos después de sonarse, toser, estornudar, antes de salir y regresar a casa, después de usar el baño, antes de preparar alimentos, maquillarse o tocar los lentes de contacto.

Además de agua y jabón, el uso de gel antibacterial es recomendado para limpiar las manos fuera de casa.

Limpieza de superficies de uso común

El pomo de la puerta, los botones de elevadores, cajas de pago, entre otras superficies que se tocan frecuentemente deben limpiarse con frecuencia, y para ello se recomienda usar sustancias como cloro, al que se le puede añadir aceite de pino o lavanda para atenuar su fuerte aroma.

Las superficies sucias, de preferencia deben limpiarse primero con jabón o detergente y agua, para posteriormente usar cloro o alcohol al 70%; el vinagre y otros remedios caseros deben evitarse, al no ser totalmente efectivos para matar virus.

Precaución con los suelos

El suelo es rico en contaminantes, bacterias, virus y otros microorganismos que solemos llevar en los zapatos, e ingresar en el negocio, fábrica, cocina u hogar, por lo que se necesita contar con tapetes sanitizantes, que se pueden fabricar manualmente, o bien, usar trapos empapados en cloro o alcohol.

Aerosoles desinfectantes, spray sanitizante y gel antibacterial

Estos productos son muy buenos para desinfectar rápidamente, pero no deben usarse de forma única, sino complementaria con las medidas anteriores para que sean efectivos y se pueda tener un entorno seguro.

Author: escritor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *