¿Cuál es el mejor lugar para colocar dispensadores de gel antibacterial?

En la actualidad, después de varios meses de pandemia en México, sabemos que una forma muy efectiva de evitar el contagio del coronavirus COVID-19 es mantener la higiene de manos, especialmente antes de tocarse la cara, ojos, nariz o boca, que son las vías de acceso del virus.

Al inicio del retorno a la “nueva normalidad” las empresas destinaban a una o más personas a los filtros de acceso para asegurarse de que cada persona que ingresara a las instalaciones se desinfectara manos y pies. Sin embargo, esto restaba productividad y era un gasto para las empresas al tener que dedicar personal adicional a una tarea simple, que puede ser reemplazada con un dispensador de pedal para gel antibacterial, que no requiere ser tocado para cumplir su trabajo.

En un estudio realizado por la Universidad Clemson en conjunto con el Sistema de Salud de Greenville, en Carolina del Sur, que fue publicado en el American Journal of Infection Control, revista oficial de la Asociación de Profesionales para el Control de Infecciones y Epidemiología, se comprobó que las personas utilizan hasta cinco veces más el gel antibacterial dependiendo de la facilidad de alcance, por ello se recomienda colocarlos en los siguientes puntos:

  • De acuerdo con la investigación antes mencionada, el uso del gel antibacterial incrementa más del 500% cuando se coloca en los puntos de acceso a centros comerciales, tiendas, lobbies de hospitales u oficinas son los lugares, de preferencia que sean visibles, llamativos y sin contacto para evitar que se contaminen.
  • El uso de gel incrementa cuando se utiliza en los lugares de atención a clientes, como mostradores, recepción, entre otros, donde además son útiles para usarse tras una transacción como pago, intercambio de documentos, firma de papeles, por mencionar solo algunos.
  • Es probable que nuestros lectores sepan que el dinero es portador de muchas bacterias debido a que ha tenido contacto con las manos de una cantidad incontable de personas, por ello es importante facilitar gel antibacterial en el área de caja, tanto para los clientes como para los empleados, con el fin de que puedan desinfectarse las manos después de tocar el dinero.
  • Más específicamente en los lavabos, es importante fortalecer la higiene afuera de los sanitarios para complementar el lavado de manos. También pueden colocarse en las cocinas para que el personal encargado de manipular carne, vegetales crudos y mercancía general pueda desinfectar sus manos adecuadamente.

La limpieza y desinfección de manos es una herramienta de prevención importante, cuyo hábito debe prevalecer aun después de que hayamos superado los contagios masivos de COVID-19, así que la inversión en dispensadores será rentable a largo plazo.

Author: escritor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *