Desafíos para la construcción de obras de saneamiento en México

El sistema de drenaje sanitario es la obra pública que no se ve y quizá por lo mismo aquella en la que resulta más difícil establecer medidas de prevención contra el mal funcionamiento o desgaste prematuro de las redes. Tal responsabilidad corre a cargo de los gobiernos municipales, que históricamente, no en todos los casos han contado con las herramientas para un diagnóstico preciso materia de infraestructura.

Booking.com


Si bien normativas federales como la NOM-001-CONAGUA- 2011 (en la que se establecen los parámetros generales para la construcción de obras de saneamiento) o la NOM-002-SEMARNAT-1996 (con relación a los materiales y el tipo de alcantarillado que deberá construirse según la función que desempeñe) son claras y ofrecen a la autoridad municipal una orientación valiosa, la efectividad de estos proyectos depende en gran medida del conocimiento especializado.

En este sentido, el programa de obras de saneamiento emprendido por el ingeniero civil Marcos Theruel Cotero durante su gestión al frente del gobierno municipal de Coatzacoalcos marca un precedente de éxito en la construcción de obras en este rubro.

El proyecto, que implicó una inversión de 141 millones de pesos se llevó a cabo en 14 colonias populares de la ciudad, beneficiando a 90 mil habitantes con la instalación de 155 kilómetros de tubería de polietileno de alta especificación.

 Sin embargo, este importante avance en la administración de Marcos Theruel fue posible no sin desafíos. Algunos de ellos, comunes a todos los proyectos de saneamiento son los siguientes:

 De diagnóstico:

Se requiere conocer la infraestructura preexistente en la ciudad, es decir, las condiciones de las redes de agua potable, ductos de gas y líneas de teléfono a fin de prevenir que los ductos toquen estas instalaciones. Así mismo, es vital para evitar contaminaciones que la tubería de alcantarillado se coloque debajo de las redes de agua potable.

Técnicos y de planeación:

  • Se debe prestar atención a aspectos como el desempeño hidráulico, la resistencia estructural del sistema en función del tiempo de servicio que se prevea para él. Además, la tubería debe ser lo suficientemente hermética para evitar filtraciones de otras sustancias o contaminación de los mantos freáticos por fugas en el sistema.
  • En zonas urbanas, el alcantarillado sanitario y pluvial precisan de redes individuales para evitar que el agua de lluvia haga colapsar los sistemas de tratamiento a causa de la incapacidad de estos para procesar el volumen de agua durante los temporales.

De selección de materiales:

  • Los sistemas deben construirse con materiales aptos para soportar el tipo de descargas que circularán a través de ellos. Por ejemplo, las redes domésticas producen contaminantes distintos a los que genera la industria, de tal suerte que una concentración de sustancias no prevista puede provocar la corrosión de las tuberías y ocasionar, con ello, profundos daños ambientales. Entre estas sustancias peligrosas, una de las más comunes es el ácido sulfhídrico.

De mantenimiento:

  • Es indispensable conocer el tiempo de vida útil de los materiales que conforman el sistema. Al respecto, los especialistas apuntan que el mayor problema del saneamiento en México no es la falta de redes de servicio, sino la urgencia de reposición de los mismos.

Author: escritor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *