Logística, el punto débil para el abasto de gasolina en México

La liberalización de los precios de la gasolina y diésel en México abrió una oportunidad para que se abrieran nuevas oportunidades de negocios en el sector, ya que se han lanzado marcas propias de estaciones de servicio como Petro-7, Oxxo Gas, Hidrosina, Gulf, Texaco, Combu Red y La Gas.

Para que exista competencia se requiere de distribuidores de calidad, ligados o no a mayoristas, que mediante de ductos, pipas y terminales de almacenamiento amplíen la oferta para los expendedores.

Como todos sabemos, Petróleos Mexicanos (Pemex) realizó estas actividades por más de 75 años, por lo que su infraestructura y proyectos privados tendrán que ser arrendados como condición para que exista el mercado que el gobierno planea arrancar para el año 2018.

Para la logística, Pemex tiene 81 terminales de almacenamiento y reparto, de las que 64 se ubican en tierra y 17 en mar. En total, la capacidad de almacenamiento marítimo es de 21, 281,025 barriles, lo que representa 13 días de demanda nacional de los productos petrolíferos.

Por su parte, el almacenamiento terrestre cuenta con sólo 7, 534,424 barriles de capacidad, o sea, 4.6 veces la demanda diaria de petrolíferos, mientras que las terminales portuarias tienen una capacidad de 13, 746,601 barriles, u 8.4 días de demanda.

Es importante resaltar que la distribución es diferente a lo largo del territorio nacional, por lo que las zonas de mayor demanda, como el Valle de México, tienen apenas dos días de almacenamiento. Mientras, nuestros vecinos de Estados Unidos cuentan con una capacidad promedio de 30 días de abasto.

Según la Comisión Reguladora de Energía (CRE), el sector privado podrá arrendar el 25% de la capacidad de almacenamiento y 38% del transporte de Pemex Logística.

Uno de los proyectos privados autorizados por el gobierno federal es el poliducto de Monterra Energy, que cuenta con una terminal de almacenamiento y un poliducto de 270 kilómetros que irá desde el puerto de Tuxpan, Veracruz, a Tula, Hidalgo, con una capacidad de 100,000 barriles diarios. También encontramos el poliducto INI4, de Invex, con tres terminales de almacenamiento y un poliducto de 265 kilómetros que irá de Tuxpan a Tizayuca, Hidalgo y que transportará 140,000 barriles diarios.

Al norte del país podemos encontrar el poliducto Frontera Norte de las compañías Dos Águilas y Howard Energy, que tendrá cuatro terminales de almacenamiento y un poliducto de 460 kilómetros que transportará 90,000 barriles diarios de diésel y turbosina desde Corpus Christi, Texas, hasta Nuevo Laredo, Tamaulipas, y Santa Catarina, Nuevo León.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *