Llegó el fin de las facturas impresas

Las viejas facturas impresas están a punto de ser cosa del pasado, ya que a partir de enero de 2012 todas las empresas estarán obligadas a proporcionar facturas electrónicas, al igual que la mayoría de los profesionistas independientes.

Desde el 2011, el SAT obliga a las empresas que tienen ingresos superiores a los 4 millones de pesos a emitir sus comprobantes fiscales por un medio electrónica, mientras que los negocios más pequeños pudieron seguir usando sus facturas impresas durante el 2012, pero el tiempo se acaba para las empresas que no han realizado su cambio a la nueva modalidad.
Es importante que las empresas y los profesionistas realicen este cambio, ya que las empresas de las que ellos son proveedores pueden establecer que no recibirán recibos ni facturas que no sean digitales, con lo que podrían llegar a perder algunas de sus fuentes de ingresos. Además, el proceso toma algún tiempo, por lo que es importante llevar a cabo los trámites correspondientes antes de que entre en vigor la nueva regulación.
Con los cambios que ha venido teniendo el Sistema de Administración Tributaria (SAT), es necesario informarse sobre las obligaciones que corresponden a cada quien de acuerdo con el régimen fiscal bajo el que se está registrado.
Una de las cosas que las personas físicas que emiten recibos de honorarios deben saber es que si sus recibos son impresos y cuentan con Código de Barras Bidimensional (CCB), éstos seguirán siendo válidos después de 2012. Sin embargo, si los recibos sólo cuentan con el Registro Federal de Causantes, deberán obtenerse los que cuentan con CCB.
Los negocios y los profesionistas deberán recordar que las empresas que no estarán obligadas a recibir facturas o recibos impresos, y que éstas estarán en total libertad de busar otros proveedores que sí puedan proporcionarles comprobantes digitales.
Tampoco habrá prórroga para las empresas que tiene ingresos superiores a 4 millones de pesos anuales. Los profesionistas independientes también podrán recibir facturas electrónicas, aunque podrán seguir optando por recibir las impresas.
Se prevé que todavía pasarán algunos años para que todos los contribuyentes se vean obligados a proporcionar comprobantes electrónicos, así que los recibos de honorarios seguirán siendo válidos.
La facturacion electronica ofrece muchas ventajas para facilitar el control de los comprobantes fiscales que se emiten, así como de los que se reciben, además de que son una manera mucho más eficiente de almacenar la información fiscal de las empresas.

 

Author: director

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *