Empaque y embalaje en las exportaciones

La exportación de productos a otros países es un proceso muy importante para la economía nacional, durante el cual se envían productos nacionales a un mercado extranjero con fines comerciales o económicos, el traslado de los productos es un punto clave para determinar que éstos lleguen en perfectas condiciones a su destino. En este artículo hablarmos sobre la importancia del empaque y embalaje en el proceso de exportación.

El reto principal de la exportación es posicionar adecuadamente los productos nacionales en los mercados extranjeros donde probablemente ya se encuentren posicionados por otras empresas, se encontrarán frente a nuevos consumidores y a mayores riesgos de sufrir desperfectos debido al proceso de transporte y carga. El sistema de empaque y embalaje, por lo tanto debe ser de muy alta calidad.
El propósito del empaque y embalaje es guardar, proteger y servir como medio de carga del producto desde el momento en que haya terminado su ensamble o fabricación hasta que llega a las manos del consumidor. Un empaque de buena calidad aunque sea más costoso, puede evitar gastos extra por daños al producto tales como ruptura o descomposición que generen devoluciones, quejas o rechazo a adquirir el producto, lo que genera pérdidas al productor, exportador y distribuidor.
Un empaque y embalaje adecuados están pensados y diseñados para  agrupar varias unidades del producto (unitarización) para facilitar el almacenaje, carga y transporte. El concepto de carga unitaria  en el empaque y embalaje para la exportación se refiere a la carga manipulada, movida o recogida al mismo tiempo, puede generar una gran reducción de costos por mano de obra al mismo tiempo que aumenta la movilización en la carga y descarga de los productos especialmente si se lleva a cabo por medio de equipo mecánico como montacargas o grúas que, además reducen las posibilidades de daños a la mercancía.
Los materiales para empaque y embalaje deben seleccionarse con base en las necesidades del producto, tomando en cuenta el medio de transporte que se utilizará (terrestre, marítimo o aéreo), así como las condiciones ambientales como la humedad y la temperatura, resistencia ante el traslado,especificaciones del distribuidor, regulaciones gubernamentales y tarifas de flete.
Un empaque y embalaje adecuados se recomiendan para cualquier tipo de exportación, especialmente a aquéllas que llevan alimentos, fármacos, bebidas, aparatos eléctricos o domésticos.

Las recomendaciones básicas para un correcto empaque y embalaje son:

  1. Colocar el producto dentro del contenedor de manera apropiada para evitar movimientos o roces con otros productos
  2. Seleccionar el tamaño y estilo de tarima más apropiado para facilitar su transportación, una tarima estándar de 1m x 1.20m maximizan el volumen de carga y se les puede transportar en contenedores
  3. Tratar las superficies ferrosas con anticorrosivos para evitar  herrumbres o corrosión en el producto
  4. Ubicar los orificios de drenaje en el piso o en un área de deslizamiento para evitar que el agua de mar dañe el producto
  5. Llenar los contenedores solo hasta el límite permitido
  6. Poner las mínimas marcas en cada caja, sin marcas comerciales o descriptivas del producto, sólo se tienen que poner a tres costados del contenedor con tinta a prueba de agua las señales de advertencia y los símbolos gráficos de manipulación en el idioma del país al que irá destinado el producto

Author: director

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *