Toldo para jardín, ¿una opción para tu casa?

Una de las tendencias en arquitectura es la colocación de toldos. Éstos estilizan los exteriores, forman parte de un todo con la casa, crean un sitio acogedor y disfrutable, además de que protegen interiores y exteriores. Hoy en día es común ver toldos en jardines, terrazas, patios y balcones; o bien, al algún sitio que requiera de frescura y sombra.
Los beneficios de un toldo son la regulación de la temperatura y el aprovechamiento de los espacios exteriores.
Si has pensado en un colocar un toldo de jardinería, tienes que considerar muchos aspectos. Primero, comienza por el diseño de tu casa, luego por lo que te gustaría y, al final, por tu presupuesto. Por fortuna, los hay de todos los tipos, desde los montables, hasta los automatizados.

¿Qué materiales hay?
El tipo de material va de la mano con el precio. Elige con cuidado el que mejor te convenga según tus necesidades, pero también el que te implique menores costos de mantenimiento.
Los toldos pueden ser hechos de estos materiales:
Poliéster.
Es el más barato, pero también el que menos dura. Sufre mucho los embates del clima.
Acrílico
Filtra el 80% de los rayos solares, resiste al viento, a la humedad y a la lluvia, sin alterar sus propiedades.
Microperforada
Filtra el 94% de los rayos UV. Gracias a las perforaciones hay una óptima ventilación, por ello, la temperatura baja en el espacio. Es muy resistente este material.
Aluminio
Es de los materiales más fáciles de conseguir, ligero, y además, resistente a la corrosión, lo que es ideal para piezas que están a la intemperie.
¿Cuánta sombra quiero?
Esta pregunta es de las imperdibles a la hora de elegir un toldo. Así se comienza el diseño. Toma en cuenta que la sombra depende también de la posición en la que está el toldo, la época del año y la altura de la casa.
Si deseas un toldo semicubierto, considera que tendrás una sombra de aproximadamente un 25% menor que el largo del toldo.
En los toldos de lona, las telas son importantes para el bloqueo de los rayos del sol (UV e infrarrojos). Elige una que evite la sensación de calor, de preferencia, en color claro pues filtran los rayos de sol y aportan luminosidad.
Si optas por color oscuro, tendrás más protección solar, pero también más calurosas.

¿Cómo lo mantengo?
No se re olvide recogerlo cuando llueva y haya mucho viento y cuando el sol sea muy intenso y no esté en uso.
Si el toldo está mojado, déjalo secar antes de guardarlo para evitar la aparición de moho.
Si es de tela, sacúdela y límpiala con cepillo o aspiradora. Usa agua y jabón.

Escrito por Eduardo Sánchez Urrutia

Author: director

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *