Montacargas usados, las precauciones necesarias

En las empresas que se requiere de uso y transporte de materiales pesados, los montacargas y demás máquinas industriales de transporte son un gran aliado, por su capacidad y efectividad, nos ayudan a actividades de casi toda índole, en muchas ocasiones su característica más apreciada es la de ayudarnos a tener un inventario organizado, por lo que la renta de montacargas es algo que cada vez cobra más fuerza.

 

Estas máquinas, pueden levantar, dependiendo de su capacidad hasta tres toneladas, la capacidad de elevación dependerá de la marca del mismo. Aparte de levantar pesadas cargas, pueden ser utilizados para remolcar cargas y apilar en diferentes situaciones de la vida; fiestas, empresas, fábricas, tiendas departamentales, o tiendas de supermercado. El sistema de funcionamiento de estas máquinas es por medio de un equilibrio que se crea con un contrapeso en la parte trasera, el lado opuesto en donde va la carga. Si un humano intentase mover las cargas que se le dan a esta máquina, resultaría en heridos y accidentes.

Tanto para renta de montacargas nuevo como para montacargas usado es recomendable que quien lo vaya a utilizar tenga a la mano el instructivo necesario para evitar problemas ya que es muy propenso a volcaduras debido a las cantidades de peso que maneja, si se maneja con poca precaución, incluso puede suceder que quienes se encuentran cerca del montacargas sufran de graves accidentes o incluso la muerte. Suele pensarse que un montacargas usado es más peligroso que un montacargas nuevo, esto no es necesariamente cierto, todo dependerá del uso que se le haya dado al montacargas, si se le ha dado buen mantenimiento y para qué actividades se le ha utilizado; de estar en buena condición, un montacargas usado es igual de seguro o inseguro que un montacargas nuevo, todo es cosa de cómo se manejen.

Muchas empresas utilizan la renta de montacargas  para un período no tan largo de tiempo, los resultados de un montacargas usado son los mismos que los de un montacargas nuevo, las capacidades siguen siendo las mismas y las formas de manejo también, con la diferencia de los precios de renta, ya que uno usado es más barato que uno nuevo, así como los tiempos de uso son más prolongados, se rentan bajo diferentes condiciones, todo lo que necesitamos es asegurarnos de que el montacargas que rentemos es el que necesitamos, para luego no tener contratiempos.

No debemos ser prejuiciosos con los montacargas usados, ni con la renta de montacargas, lo único que tenemos que cuidar es que estén en buen estado y sirvan para lo que necesitemos.

Author: director

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *