Logística industrial y medio ambiente

Las empresas deben contar con políticas claras no sólo en materia de responsabilidad social sino también en cuanto se refiere al cuidado al medio ambiente y a la administración eficiente de los recursos. Estas demandas de la sociedad deben se han venido incorporando a los procedimientos de muchas empresas, como se refleja en los objetivos y visión que ellas manifiestan, sin embargo, el camino para que todas las empresas cuenten con certificados que las avalen en este sentido parece aún largo.

Por tal motivo, es importante que existan patrones claros de desarrollo de políticas y procedimientos que las ayuden a avanzar en el cumplimiento de estas metas. Puesto que la protección ambiental incluye conceptos que deben incorporarse a todas las esferas que involucran la producción y comercialización de productos y servicios, es necesario que las empresas evalúen e introduzcan nuevos métodos y nuevas formas de concebir los negocios.
Por una parte, aquellos negocios que se dedican a la transformación o procesamiento de materias primas, es importante que el abastecimiento de los recursos que necesitan para poner en marcha sus cadenas de producción cuente con vías racionales de aprovisionamiento, es decir que deben tener la seguridad de que sus materiales provienen de fuentes seguras y acreditadas, por un lado, y que han sido transportadas cumpliendo los requisitos que exigen las leyes de explotación de recursos naturales.
En cuanto a la producción industrial y la distribución de los productos, es necesario que exista una proyección adecuada de las necesidades que existen en el mercado hacia el producto que se está comercializando, ya que de lo contrario se estará incurriendo en una innecesaria explotación de los recursos naturales. Esto requiere de que los consumidores se hagan conscientes de su papel como reguladores de la clase y la cantidad de productos que se ofertan en el mercado.
Como consumidores, debemos exigir a las empresas y, desde luego, a los gobiernos, que la producción e importaciones de un país se correspondan con las necesidades reales y no con aquellas creadas o inducidas por medio de la publicidad. Sólo de esta manera podremos construir una nueva economía basada en el respeto al medio ambiente y el correcto aprovechamiento de los recursos naturales.
Otro tema aún pendiente en el mismo sentido es el de las políticas con respecto a los desperdicios industriales tóxicos, ya que es insuficiente demandar el pago por daños provocados por éstos, sino que deberían existir mecanismos que obliguen a las empresas a disponer adecuadamente de ellos.

 

Author: director

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *