Laminados para proteger impresiones digitales

Hoy en día encontramos miles de consejos para alargar la vida de los trabajos impresos, ya sea documentos o empaques de todo tipo; en esta ocasión, hablaremos de los laminados, que son las protecciones para impresiones digitales, las cuales te permitirán extender la vida del material hasta por 8 años. Qué pasaría si te dijéramos que la publicidad en los toldos para negocios podría estar protegida contra rayones, manchas u otras alteraciones que a veces son causadas accidentalmente, ¿lo creerías? Pues en efecto, la respuesta es que sí se podrían proteger. La pregunta es, ¿cómo? 

Precisamente los laminados surgieron a partir de esa necesidad. El laminado mate, por un lado, es resultado de un proceso de impresión a base del empleo de un tóner. El resultado de este tipo de laminado le proporciona un aspecto agradable a tu trabajo, pues elimina el brillo de la superficie, absorbiendo la luz completamente, dándole una textura tersa a la impresión.

Aunque si a ti lo que te gusta, es el brillo, la protección que te brinda el laminado brillante, es para ti. Este laminado te proveerá de mayor resistencia contra casi todo tipo de residuos, como el agua y la grasa. Además cabe mencionar que este acabado suele ser el más utilizado a la hora de imprimir catálogos y folletos, puesto que se cree, lucen mucho mejor estos trabajos con toda esa brillantez que si estuvieran sólo opacos.

Se dice que el laminado mate podría llegar a hacer de un gusto más sofisticado que el laminado brillante, no obstante, eso podría no ser una razón para elegirlo sobre otros laminados, pues deberías guiarte más por las expectativas que quisieras generar en las personas que verán tu trabajo, y menos por la estética. Sin embargo, de antemano te decimos que en ambos laminados, obtendrás resultados de mucha calidad y de alta duración, puesto que la protección de las impresiones será la máxima.

Sólo un último consejo, no olvides que el proceso de laminado debe realizarse después de 24 horas de haberse hecho la impresión, debido a que las tintas de las impresiones deben dejarse respirar (asentar). Si no se dejase reposar el tiempo necesario, comenzarían a aparecer burbujas de aire en el trabajo impreso, o hasta podría encogerse.

Cabe señalar que, de igual manera, si la impresión se enrollara, en lugar de dejarse reposar, los efectos serían los mismos. Lo ideal sería que todas las impresiones digitales respiren en una superficie plana, de manera extendida, entre 24 y 48 horas. Sólo después de ese lapso de tiempo, las impresiones estarán listas para ser laminadas de acuerdo a tus necesidades o preferencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *