Cemento chino, el que más se produce en 2016

Dentro de la industria de la construcción existen distintos tipos de cemento, el cemento portland o gris (el ordinario), el cemento blanco y el cemento mortero o también conocido como masonería; además de los cementos especializados como lo es el cemento para pozos petroleros. Pero, de todos los existentes, ¿cuál es el más contaminante?

Pasa como con el yeso para la construcción, ninguno de los dos materiales son contaminantes en sí, pero sí lo son sus procesos de producción, por ejemplo, el chino, porque en ese país el cemento es producido por maquinarias viejas.
La tecnología empleada en muchas de las fábricas de cemento en China son obsoletas y emiten grandes cantidades de dióxido de carbono CO2. Sin embargo hasta el momento el país continúa aumentando sus niveles de producción e incluso fue en 2016 cuando fue catalogado como el país que más cemento produjo en el mundo.
China no sólo es líder como productor de cemento, sino que también es el país que más emisiones de CO2 hace al año, siendo responsable del 29% del total de contaminación, seguido de Estados Unidos con un 16%, país que se ubica también en segundo lugar como productor de cemento.
Se estima que la producción de cemento equivale al 5% de las emisiones totales del CO2, por lo que valdría la pena que el mundo pidiera a China que redujera sus niveles de producción de cemento, y evidentemente que reduzca sus emisiones contaminantes.
Lamentablemente la economía china depende del uso y producción de combustibles fósiles, lo que tiene como efecto que sus emisiones sean constantes y vayan en aumento.
Los expertos no prevén que las emisiones de CO2 disminuyan en los próximos 5 años, por consiguiente el calentamiento global es un efecto que continuará su curso. Sin embargo, a nuestro favor estiman que aumente el uso de las tecnologías renovables, sobre todo en el sector industrial, lo cual evitará la emisión de aproximadamente 800 millones de toneladas de CO2.
Sobre los países que más cemento produjeron en 2016, seguidos de China y Estados Unidos, se encuentran la India, Turquía, Brasil, Japón, Rusia, Irán, Vietnam y Egipto, a quienes se les estará imponiendo una cuota de producción per cápita para reducir las emisiones de contaminantes.
Para México la producción del cemento repercute directamente en el aumento del PIB, pues la industria de los materiales para la construcción y la de las manufacturas a nivel nacional, alcanzaron en 2016 un alza del 2.5% cada una.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *